Cápsula del tiempo en Colima, a punto de zarpar hacia el futuro

 “Si pudiéramos viajar al porvenir: ¿qué les diríamos sobre estos tiempos a quienes encontráramos? ¿Qué les preguntaríamos sobre el desenlace de los acontecimientos actuales?”, plantea Genaro Zenteno Bórquez, coordinador del proyecto Cápsula del Tiempo 2018-2118, Odisea al Futuro, que se desarrolla bajo el impulso del Archivo Histórico del Municipio de Colima (AHMC).

La idea de esta iniciativa, cuenta, surgió en 2010, cuando se lanzaron en el país varias cápsulas con motivo de la conmemoración del Bicentenario del inicio de la Independencia y del centenario de la Revolución Mexicana y, finalmente, cristalizó.

“Creemos que cualquier momento es bueno para lanzar una iniciativa como esta, dado que el tiempo nunca detiene su inexorable marcha”, expone Genaro Zenteno, a unas semanas de que sea sellada la Cápsula del Tiempo, el próximo 8 de febrero, fecha coincidente con el aniversario de la fundación del AHMC, cuyas instalaciones albergarán los materiales que serán enviados, como mensajes y evidencias de esta época, para quienes habitarán estas tierras dentro de un siglo.

A través del documento Convocatoria a vislumbrar el futuro, aquilatar el presente, recuperar el pasado, el coordinador del proyecto reflexiona que en el acervo del AHMC se encuentra la riqueza incalculable de materiales que datan del siglo XVI y desde aquellas lejanas jornadas hasta la fecha, productos de nuestros antecesores. “Si ellos quizás no imaginaron que lo que dejaban plasmado por diversos motivos en su presente sería revisado como documento histórico décadas o siglos después, ahora, nosotros, bien que podemos hacer un ejercicio consciente de transmitir algún mensaje a las generaciones futuras: a quienes vivirán, reirán, llorarán, imaginarán y recordarán aquí, en este espacio, a cien años de distancia de nuestra época”.

1-marieyes2419.jpg

Mireya Sarahí Abarca Cedeño y Genaro Zenteno Bórquez, integrantes del equipo promotor de la Cápsula del Tiempo.La cápsula estará conformada por una placa de piedra en la parte superior, la cual ilustrará la geografía del estado de Colima e incluirá datos demográficos actuales del mismo. Abajo se instalará la bóveda de metal que se sellará al vacío para que pueda permanecer intocada durante un siglo. En este recipiente se introducirán algunos objetos representativos de nuestra época, pero, sobre todo: testimonios, mensajes, crónicas, imágenes, audios, videos, de todas aquellas personas interesadas en esforzarse por dejar un presente incomparable a las futuras generaciones.

 juicio de Genaro Zenteno, las instalaciones del AHMC constituyen un lugar ideal para albergar una iniciativa de esta naturaleza. “La institución desarrolla sus funciones, si lo pensamos bien, como un resguardo temporal imprescindible: conserva documentos que fueron creados con diversos fines, pero que ayer, hoy y mañana han podido ser y serán susceptibles de ser consultados en adelante como fuentes históricas para recuperar, en la medida de las posibilidades, tiempos pasados”.

Reflexiona que tal vez resulte decepcionante para algunas personas saber que quienes alimenten la cápsula no atestiguarán el momento de su apertura, pero “precisamente el ejercicio está diseñado para hacernos conscientes de que no somos perpetuos; no obstante, ese pequeño detalle no nos exime de la responsabilidad hacia quienes existirán de aquí a cien años y más allá; si hemos tenido la fortuna de vivir en una época en que podemos disfrutar los avances que han conseguido miles de generaciones anteriores a la nuestra, ¿por qué negarles ese derecho y privilegio a quienes nos sucederán en este planeta?”.