NO A SALGADO: INDIRA

¿Estás o no de acuerdo en que Félix Salgado Macedonio sea candidato a gobernador de Guerrero?

Y como Julio Astillero le había planteado la posibilidad de responder con un monosílabo, Indira Vizcaíno dijo: “No”.

En entrevista con Julio Hernández López, autor de la columna Astillero en La Jornada y una de las voces periodísticas más escuchadas en internet, el martes 6 de abril (https://www.youtube.com/watch?v=gTOokRJdQjQ), la candidata de Morena al gobierno de Colima ahondó en su comentario respecto a su compañero de fórmula electoral:

“El tema es que soy mujer. Inicié muy chica y he pasado por muchos procesos de acoso, de violencia política de género. Y creo que cualquier cosa que –incluso en la duda– atente contra la dignidad de una mujer, es preferible atenderlo antes de [manifestar] aspiraciones políticas personales, por muy legítimas que sean.

“Este asunto debió atenderse de fondo antes de continuar el proceso electoral. El problema es la lentitud de la impartición de justicia, y que en ese proceso se nos revictimice a las mujeres, se prolonguen los casos o no se crea en nosotras, un tema fundamental a resolver. En términos generales, primero se tendrá que atender la parte legal antes de la política.”

LA CHIQUIMAFIA

Esa declaración fue nota nacional. La noticia de interés local se generó al inicio de la entrevista cuando Julio Astillero se refirió a la polémica que generó la propuesta de Indira de deshacer el contubernio entre el Grupo Universidad [de Colima] y la política del gobierno del estado, dominada por quien el columnista llamó varias veces el jefe de ese grupo: Fernando Moreno Peña.

En Colima, dijo Vizcaíno Silva, “ha gobernado el mismo partido y, en los últimos 30 años, todas las decisiones políticas y económicas las ha tomado un solo grupo: tres o cuatro políticos se han beneficiado de esas decisiones. Los he denominado ‘la chiquimafia del poder’ porque es una cosa chiquita en número, pero que le ha hecho mucho daño al estado. Son ellos quienes han generado este estancamiento, incluso este retroceso en los últimos 10 años, evidente en muchas áreas y materias. Ese es el reto que tenemos enfrente”.

“En Colima hay un gran ambiente de esperanza, de deseo de cambio verdadero, de que la Cuarta Transformación llegue también a nuestro estado. Lo vemos no solamente en las encuestas sino en el sentir de las personas, en cómo nos reciben en cada colonia y comunidad. Pero también se evidencia cuando este pequeño grupo de privilegiados de todos esos excesos, desata una guerra sucia cada vez más intensa, que seguramente lo será más durante los próximos días de campaña, ante el terror que sienten a perderlo todo.”

AQUÍ MATAN GOBERNADORES

Para Julio Astillero, no puede ser chiquimafia la de un estado donde ‘ha habido gobernadores y exgobernadores asesinados. El propio Fernando Moreno Peña, jefe de este grupo político de la Universidad de Colima y sus prolongaciones en el PRI y el Gobierno del Estado, sufrió un atentado a balazos. Es fuerte la violencia política en Colima’.

Indira Vizcaíno considera que eso “es consecuencia de haber permitido que avanzara la inseguridad en nuestro estado. En Colima hace diez años no hablábamos de homicidios, uno solo era nota todo el año, pero luego se volvieron parte de la vida cotidiana”.

Tenemos varios años siendo el primer lugar nacional en número de homicidios en proporción a la población, y también en desapariciones de personas. Somos el sexto lugar en feminicidios, con un incremento superior al 35 por ciento en la tasa de violencia intrafamiliar entre 2019 y 2020, dice la entrevistada.

Indira resumió a Hernández López su propuesta de “recuperar a nuestro estado” mediante una estrategia para “sembrar la paz”, atendiendo de raíz las causas que han generado estas condiciones. Recuperar a Colima pasa por “tener un modelo educativo” que inculque valores cívicos y ofrezca actividades artísticas, deportivas y culturales en comunidades rurales, barrios y colonias.

NUNCA HE SIDO PRIISTA

Confundido porque Indira fue parte del gabinete del mandatario saliente Ignacio Peralta, Julio Astillero cuestiona a la candidata de Morena su intención de sacar al PRI del gobierno estatal cuando ella misma formó ‘parte del PRI y has tenido cargos a nombre del PRI’.

Indira precisa: “Nunca he sido militante priista y nunca lo sería. Estuve un año como secretaria de Desarrollo Social en un gobierno que era de todos los colimenses. Los gobiernos no tienen partido cuando son gobierno, y la invitación fue a un gobierno plural en el que yo propuse una estrategia de desarrollo social, justamente porque mi expertise es esa, desde la izquierda en la que yo he militado toda la vida, primero en el PRD y ahora en Morena”.

En su paso por la administración estatal, “evidentemente hubo cosas que no compartíamos, la forma de ver las cosas, de intentar resolver la problemática en el estado. Es completamente distinta la visión que se tiene en el gobierno actual a la que he venido planteando como parte de la formación que tengo. Por esa razón renuncié, porque ellos siempre quisieron ver [el desarrollo social] desde la perspectiva de la política estrictamente partidista”.

“Siempre dije que nunca me afiliaría al PRI, que nunca formaría parte del PRI, y ellos me vieron como una enemiga política, a pesar de que estaba ayudando en un gobierno que se supone es para todos.”

Sin embargo, “no me arrepiento de haber participado en el gobierno. Al contrario, eso me permitió darme cuenta de las muchas fallas y errores estructurales que hay al interior del gobierno, del dispendio y de los excesos que se tienen que corregir para que podamos resolver muchos de esos problemas que estamos identificando en el estado”.

EL PEOR GOBERNADOR

¿Qué valoración haces de José Ignacio Peralta?, le pregunta el autor de los libros Las horas contadas del PRI (1997) y Encabronados (2017).

Para Indira Vizcaíno, “la valoración más importante la hace la gente, que lo tiene en el último o penúltimo lugar de calificación entre los gobernadores del país. En lo personal, me parece que a este gobierno le faltó orden en las finanzas públicas y le faltó pasión”, sensibilidad para comprender las necesidades y para ponerse del lado de la gente en la calle. “Es como si se hubiesen encerrado en una burbuja”.

EDUCACIÓN Y PERSECUCIÓN

Colima no está en el mapa de los estados abiertamente dominados o controlados por el crimen organizado, observa Julio Astillero, pero está Manzanillo y hay líderes de carteles originarios de este estado. ¿Cómo enfrentar a un poder amenazante y letal como es el crimen organizado?

“Tenemos que partir de no enfrentarlo en una guerra, sino combatir de raíz las causas que nos han llevado hasta este punto. Compartimos esta visión que ha permeado desde el gobierno de México, y te doy un ejemplo muy claro: Tecomán fue considerado por muchos años el municipio más próspero, la chequera verde del estado le llamaban por su extraordinaria producción de limón.”

Se abandonó el campo y en unos pocos años Tecomán se convirtió en uno de los municipios más pobres, el primero en entrar a la Cruzada Nacional contra el Hambre. Acabó siendo también el municipio más inseguro del país. Es la fotografía clarísima de la inseguridad como consecuencia de la pobreza, de la falta de oportunidades y del abandono al desarrollo social.

Para atender las causas, enfatiza Indira, hay que impulsar un nuevo modelo educativo y una propuesta de desarrollo económico que genere oportunidades laborales, con base en garantizar a nuestra juventud acceso a las oportunidades educativas, con becas, con mejores escuelas públicas, tanto del área tecnológica como con un par de escuelas de oficios.

Es importante la formación de perfiles en función de la oferta laboral y el desarrollo económico que tendrá el estado, en materia de turismo, atención al campo y mejor aprovechamiento del puerto de Manzanillo, el más importante del país.

Indira propone, además, una estrategia de contención a la delincuencia. “Y nuestro compromiso es tener más y mejores policías. El gobierno estatal reconoció en un informe que hay 25 por ciento menos policías estatales en activo, de los que había al inicio del sexenio. Necesitamos más pero también mejores policías”, pagados adecuadamente, dignificados, profesionalizados y capacitados, con las herramientas necesarias y un seguro de vida.

CON OJOS DE AMOR

Si tuvieras que hablar con Fernando Moreno Peña, ¿qué le propondrías?, inquiere Julio Astillero, después de subrayar que el exgobernador ha sido el gran definidor de candidaturas en el partido hasta hoy en el poder.

De pedirle algo que él cumpliera utópicamente, “sería que por primera vez vea al estado de Colima con ojos de amor, como su tierra, como un lugar en el que todos nos merecemos prosperidad e igualdad”.

Indira recuerda que su papá, Arnoldo Vizcaíno Rodríguez, fue uno de los fundadores del PRD en el estado y diputado local entre 1997 y 2000, cuando Fernando Moreno era gobernador. “Y me tocó vivir en nuestro entorno familiar las amenazas, el no poder decir lo que quisieras, el tener que hacer campaña de manera clandestina. Cuando yo tenía 11 años, mi padre hizo un comentario exigiendo transparencia de parte de la entonces Procuraduría General de Justicia, y recibió amenazas de muerte por parte del procurador [Jesús Antonio Sam López] en un programa de radio”.

“El reto que tenemos en Colima es liberar a los colimenses, que sepan que en nuestro estado ya no habrá más represión a lo que pensamos o queramos decir. Vamos a respetar nuestras diferencias, no vamos a apostarle a mantener este control en el que nos han querido tener en los últimos 30 años.

“Eso le diría a Fernando Moreno Peña si lo tuviera enfrente: que vea con ojos de cariño, de amor, a nuestra tierra; que por primera vez piense en lo importante que sería para los colimenses ser libres y poder trabajar de manera armónica; [que entienda que es importante] recuperar un estado que evidentemente ya no es lo que era antes, porque necesitamos entregarle un mejor lugar para vivir a nuestras familias, a las futuras generaciones”.

LA ESTÁN CUIDANDO

¿Indira tiene protección especial, la están cuidando ante ese ambiente mafioso que hay en la política colimense?, pregunta Astillero.

“No tengo temor, la gente está contenta, tiene mucho entusiasmo y hay mucha esperanza de que el cambio llegará a nuestro estado. Eso lo dicen las encuestas, un reflejo de lo que dice la gente en la calle.

“Sin embargo, también entendemos el contexto de uno de los estados con mayores índices de inseguridad”. Luego que el presidente López Obrador ofreció protección a aquellos candidatos que la soliciten, “hice una consulta a la Secretaría de Seguridad Pública y se determinó darme protección”.

¿QUÉ LEE INDIRA?

No es el libro más reciente que ha leído, pero su favorito sigue siendo El sari rojo de Javier Moro, la historia de Indira Gandhi. “Tengo una fijación” con quien fuera primera ministra de la India, “porque me pusieron Indira por ella. De ese mismo autor, leí hace poco Pasión india”.

SIEMPRE A LA IZQUIERDA

Sobre su filiación de izquierda, Indira Vizcaíno recapitula:

“Nací y crecí en la izquierda, soy de 1987 y el PRD se fundó en 1989. Toda mi vida he estado en la izquierda, la primera campaña en la que participé fue en 1994, apoyando al ingeniero Cárdenas. Tenía 7 años pero ya andaba en las calles ayudando a repartir volantes.

“Me afilié al PRD a los 15 años, la edad mínima permitida por los estatutos del partido. Y tuve la oportunidad de ser diputada federal a los 22 años, por una acción afirmativa como mujer y joven. He ahí lo importante de confiar en las mujeres y en los jóvenes, de darnos la oportunidad de demostrar de lo que somos capaces.

“Después, a los 25 años, fui presidenta municipal en Cuauhtémoc que, por cierto, tampoco había vivido la alternancia ni había sido gobernado por una mujer. Hicimos una administración pública modelo: saneamos las finanzas, pagamos más de la mitad de la deuda, mejoramos y dignificamos la función de nuestros policías. Es un ejemplo de lo que queremos y podremos hacer en el estado de Colima.

“Convencida de esos valores con los que crecí y esa formación de izquierda, es que entiendo el reto y la responsabilidad que tenemos en 2021. Por una parte, consolidar la Cuarta Transformación que ya comenzó a nivel nacional y es importante que se consolide en cada territorio estatal. Por otra, mandar un mensaje claro desde Colima: puede haber gobiernos distintos, cuando se gobierna con principios, con valores y con cercanía a la gente”.