VEREDA POST-ELECTORAL; “Qué esperamos los Colimenses?” La columna de Héctor Torres

Durante un buen periodo estuvimos rodeados de publicidad política por doquier, donde principalmente estamos saliendo de un tiempo de hartazgo visual y auditivo que nos deja como consigna que los Colimenses debemos seguir nuestra vida normal y generar el cambio nosotros mismos con nuestra propia aportación como individuos que somos “mucha pieza” en el escenario público, la parte más importante para que nuestra sociedad funcione y no depender de nada ni nadie para poder trascender y salir adelante.

El comentario principal de ésta columna se da en el tenor de que los cambios burocráticos que se avecinan a nuestro estado, son solo eso, cambios administrativos; si bien es cierto muchos ciudadanos mantienen firme esperanza de recibir algo que antes no, hoy puedo decirles que es tiempo de reflexionar y abrirnos vereda por nuestros propios medios, los jóvenes con la preparación constante, los adultos con la consolidación de sus proyectos y los adultos mayores disfrutando su senectud.

Muchos podrán decir, pero como vamos a desarrollarnos de esa manera? Muy fácil de responder, TRABAJANDO sin esperar que un político venga a darnos algo, sin dejar de resaltar que los apoyos que ofrece cualquier administración son importantes y aportan en mucho para el desarrollo social, sin embargo, debemos salir de una cultura de esperar todo, la forma más segura de conseguirlo es, repito, trabajando.

El autor William Shakespeare en uno de sus libros menciona una frase que se acomoda en el tema que dice “Si todo el año fuera fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar.” Lo que me deja una percepción que el tema de desarrollo social es en gran parte un tema cultural, que para cambiarlo no se necesita que pasen años, sino decidirse a ocuparse en vez de preocuparse, para que las cosas sucedan.

Todos debemos encontrar una motivación en algo o alguien, ya que la felicidad es relativa, así que salgamos de casa con una mente abierta a atrevernos a hacer las cosas, eso que no me he atrevido por el que dirán o porque pienso que no va a funcionar, aprende de caer, cuando estamos en el suelo, ya más abajo no podemos estar.

Me despido con una frase de J. R. R. Tolkien que dice “El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse.”