Guardia Nacional, nuevo brazo armado de la Sedena

Argumenta que quiere evitar que suceda como con la Policía Federal; sugiere que sea una rama del Ejército a la par de la Fuerza Aérea Mexicana


El presidente Andrés Manuel López Obrador
 aseguró que busca que la Guardia Nacional forme parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para que el nuevo cuerpo de seguridad no se eche a perder, como sucedió con la Policía Federal.

El titular del Ejecutivo federal explicó que analiza presentar dicha reforma constitucional en 2023, una vez que logren consolidar la Guardia Nacional, y que busca integrar este cuerpo de seguridad al Ejército, como una rama similar a la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

“No quiero que suceda lo que pasó a la Policía Federal, que se integró y se echó a perder, al grado que está preso [en Estados Unidos] el que fue secretario de Seguridad Pública [Genaro García Luna] en el gobierno de Felipe Calderón, y además esa policía no cumplió y no actuó con profesionalismo”, sostuvo.

En su edición impresa del pasado 11 de junio, EL UNIVERSAL adelantó que durante un desayuno con integrantes del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) el presidente López Obrador compartió que en lo que resta de su sexenio buscaría tres reformas constitucionales, una de las cuales es incorporar la Guardia Nacional a la Sedena.

La Guardia Nacional fue creada en marzo de 2019 como una institución de carácter civil, adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y que está bajo el mando del general en retiro Luis Rodríguez Bucio.

Al presentar al Congreso de la Unión la iniciativa de reforma para crear la Guardia Nacional, en noviembre de 2018, el Presidente de la República pretendía que la corporación tuviera mando militar y dependiera de la Defensa Nacional.

Sin embargo, ante la resistencia de la sociedad civil el dictamen para reformar el artículo 21 constitucional se modificó y las fuerzas políticas en el Congreso acordaron que la Guardia Nacional sería una institución de carácter y mando civiles.