La medalla que se hizo esperar

Una de las medallas que se otorgaron en las primeras Olimpiadas de Invierno, en Chamonix 1924, no se llegó a las manos de su legítimo ganador hasta medio siglo después.

En la prueba de salto de esquí, el estadounidense Anders Haugen se quedó fuera del podio por muy poco. Mucho tiempo después, en 1974, un historiador estaba revisando las puntuaciones de la competición cuando se dio cuenta de una confusión: la suma de los puntos de cada esquiador no se había calculado correctamente y, en realidad, Haugen debería haber quedado tercero.

Así, 50 años más tarde, se decidió corregir el error y Haugen recibió su medalla a los 86 años de edad.