¡SÍ, LA FLOR DE CEMPASÚCHIL SE COME!

A la flor de cempasúchil la conocemos principalmente por formar parte de las ofrendas en los hogares mexicanos durante el mes de noviembre. Naranja brillante, preciosa y muy lucidora, también tiene usos en la cocina y ¿por qué no aprovecharla?

Su cultivo se da principalmente en Puebla, CDMX, EdoMéx, Hidalgo, Guerrero, Tlaxcala, Michoacán, Coahuila, San Luis Potosí y en algunos países de America Central.

No cabe duda de que esta flor es todo un tesoro. El cempasúchil tiene grandes propiedades medicinales. Es antioxidante, antiinflamatorio, analgésico, antibacteriano, antifúngico y antidepresivo.

Sí. Efectivamente, es una flor comestible. Sus sabores son dulces con notas amargas, por lo que es una buena aliada para hacer salsas y reducciones.

Pero cuidado. La mayoría de las flores que venden en los mercados se cultivan con pesticidas y químicos, así que te recomendamos siempre lavar y desinfectar bien antes de cocinarla.

Otra recomendación es siempre cortar el tallo que une a todos los pétalos. Esta parte blanca amargará de más y puede arruinar tu preparación.